DESDE 1922

El pescado más fresco en tu mesa

La Coruñesa como marca nació en 1922, cuando Mariano Luna abrió una pescadería con este nombre en la plaza López Allué, por entonces plaza del Mercado de la ciudad, en la esquina donde comienza la calle Cuatro Reyes. Alrededor del año 1927 se hizo cargo de la pescadería Antonio Buonamisis Gómez, nacido en Madrid, donde ya había trabajado como pescadero en Mercamadrid, que se afincó en Huesca.

Posteriormente y hasta nuestros días, La Coruñesa fue cambiando de emplazamiento y de propietario, pero siempre se mantuvo el mismo nombre comercial. Incluso llegó a tener tres sucursales, un puesto en el interior de la Plaza del Mercado Público desde 1931, regentada por Buonamisis, otra abierta en 1940 en la plaza San Lorenzo 9 y otra en el Coso Bajo.

A principios de los años 30, la pescadería pasó a manos del zaragozano Ramón Oroz, que en 1934 se fue a cumplir el servicio militar y la vendió a Delio Tejedor, que ya empezó incorporando una fábrica de hielo e instaló su almacén en la calle Cuatro Reyes, junto a la plaza del Mercado. Tras la guerra civil, la escasez de alimentos y la crisis económica hicieron que fuera difícil la obtención de pescado, y los socios más mayores cuentan que “en verano no llegaba pescado fresco y se vendían melones y sandías”. También recuerdan que “una vez llegó un rape enorme, con varios peces dentro, y estos también se vendieron”.

En 1955 continuó con el negocio su yerno, Antonio Bardají, que por aquellos años comenzó con la venta de productos congelados. En 1977 abrió unas nuevas instalaciones en una nave de la calle San Urbez, donde La Coruñesa se mantuvo hasta finales de 2014. Bardají instaló grandes cámaras de congelación para poder ofrecer una mayor calidad y mejor servicio a sus clientes, e inició la venta de pescado, marisco y productos congelados por la provincia de Huesca. La Coruñesa, que ya servía a restaurantes, comercios y profesionales, se convirtió en la empresa de distribución de pescado, marisco y congelados más importante de la provincia. Hasta ese momento, todos los productos procedían del Mercado del Pescado de Zaragoza.

DAA 1 feb 1931 Anuncio Buonamisis precios

FUNDACIÓN COMO S.A.

En 1981, Bardají vendió la empresa a la sociedad anónima La Coruñesa, creada por doce profesionales oscenses del sector, todos ellos con establecimiento propio en la ciudad, que se unieron para aunar fuerzas en el área de la distribución y funcionar como una central de compras. A partir de entonces, se pudo obtener más variedad de producto, de distintas procedencias como los puertos de A Coruña, Vigo, Vinaroz o San Sebastián, y ofrecer un mejor servicio a toda la provincia de Huesca, llegando a más municipios. Entonces la empresa contaba con tres camiones y tres furgonetas de reparto y se vendían alrededor de 230.000 kg de producto al año.

Las costumbres y hábitos de consumo han cambiado desde el inicio de los años 80. Actualmente hay otras variedades de pescado disponibles que antes eran complicadas de encontrar como la lubina, la dorada, el salmón, algunas especies de marisco… Y debido al aumento de demanda, se vende más pescado criado en cultivo y piscifactoría, por ejemplo.

La Coruñesa ha continuado estos años su evolución ascendente, ofreciendo cada vez más y mejor calidad de producto, aumentando la cartera de clientes de todos los sectores, y logrando mejorar día a día su servicio. En 2013 inició su expansión fuera de Huesca, comenzando con la venta de sus productos también en Zaragoza capital.

En la actualidad, cinco de aquellos doce socios continúan formando parte de la sociedad anónima: Vicente Bernet, Ángel Mompradé, José Antonio Casterad, Carlos Fanlo y Mariano Azón, este último presidente del Consejo de Administración de La Coruñesa S.A.

ÉPOCA ACTUAL

La empresa ha visto la necesidad de dar un paso más en la mejora del servicio a sus clientes y en la expansión de la empresa por el territorio aragonés, tomando la decisión de crear una nueva sede en la Ronda Industria 130-132 del Polígono Monzú, donde ya contaban con una nave como almacén desde los años 80 y en 2012 se adquirió la nave colindante para ampliar espacio

Un nuevo edificio moderno y más sostenible, con el que doblan el espacio disponible para su actividad de distribución y en el que se han invertido 1,5 millones de euros. Cuentan con más de 1.200 m2 de superficie y unas instalaciones construidas y acondicionadas cumpliendo la normativa más exigente en el ámbito sanitario europeo, siempre buscando ofrecer la mejor calidad de producto y un servicio excelente al cliente. En cuanto al respeto al medio ambiente, se ha pensado en soluciones sostenibles como el uso de un refrigerante menos contaminante en la cámara de congelados, aislamientos de calidad en las diferentes cámaras y luminarias led en toda la instalación, que permiten economizar los consumos energéticos.

El nuevo edificio dispone de oficinas de administración y dirección, con sala de reuniones, oficinas de recepción y expedición, amplia cámara de 1800 m3 a temperatura de -20º para los congelados, cámara de hielo, un espacio para manipulación de producto para restaurantes y colectividades, cámara de producto acabado, y otros espacios para cajas, embalajes y residuos. También cuenta con un aljibe de agua con capacidad para 20.000 litros, equipo autónomo contra incendios, circuito de cámaras de vídeo vigilancia, etc.

En la actualidad, 25 personas trabajan en La Coruñesa, tres de ellas incorporadas en el último año. La empresa dispone de 14 vehículos de reparto de distintas capacidades y sus productos, más de 1.000 referencias, proceden de distintas partes del mundo, como el salmón noruego o el bogavante de Canadá, aunque en su mayoría es pescado fresco de calidad de origen nacional, la auténtica especialidad de la compañía.

  • DAA 22 diciembre 1977 Anuncio Navidad
  • DAA 5 mayo 1977 traslado San Urbez
  • DAA 4 octubre 1940 sucursal calles san lorenzo
  • DAA 4 agosto 1943
  • DAA 2 diciembre 1922 nueva pescadería baja
  • DAA 14 octubre 1931 Anuncio aprendiz

Saber más acerca de La Coruñesa

Ponte en contacto con nosotros